Listas

Detalles a tener en cuenta a la hora de viajar con una cámara de fotos

  • 6 febrero, 2020
Proteger el equipo fotográfico

Podría decirse que no existe un viaje sin fotos. Una luna de miel en el Caribe, un verano por el sur de Italia, un puente en París o un fin de semana en el pueblo. Ya seamos aficionados o profesionales, hechas con el móvil o con una buena cámara de fotos, a todos nos gusta tener un recuerdo de nuestros viajes y escapadas. Pero los que viajamos con una cámara de fotos debemos tomar alguna precaución extra si queremos estar tranquilos que no sufrirá daños. A la propia cámara le tenemos que añadir accesorios indispensables como el trípode, las baterías y los objetivos, lo que convierte en fundamental el uso de una buena mochila. Además de llevar nuestra cámara segura y protegida con la mochila, nos permitirá viajar de una manera más cómoda y ligera. En este artículo te traemos 6 consejos para proteger tu equipo fotográfico durante un viaje, minimizando los daños que pueda sufrir.

Utiliza una buena mochila

La mejor manera de cuidar nuestro equipo fotográfico de posibles daños es protegiéndolo con una buena mochila o bolso. Existen en el mercado una gran cantidad de formatos y tamaños, así como de precios y tejidos. ¿Cuál es la mejor mochila o bolso para cámaras de fotos? Dependerá de las necesidades de cada viajero y del tipo de viaje a realizar. Pero hay varios puntos importantes que debemos tener en cuenta a la hora de comprarla: debe ser ligera, impermeable y cómoda, así como tener un interior bien distribuido y ser resistente a los golpes. En www.mundomochilas.es han seleccionado los 5 mejores modelos de mochilas para fotografía en la actualidad.

Protégela de la lluvia

Un día de lluvia nos ofrece la posibilidad de capturar imágenes maravillosas. Pero, aunque nos gustaría salir a la calle y empezar a sacar fotos sin parar, la lluvia también implica mayores precauciones a la hora de proteger nuestro equipo fotográfico. Para ello existen fundas impermeables específicas para cámaras, independientemente de la marca y el modelo. En ocasiones, sin avisar y en el lugar menos esperado, puede aparecer la lluvia, por lo que nunca está de más llevar una bolsa de plástico en la mochila.

Evita exponer la cámara a temperaturas extremas

Si el destino de tu viaje es un lugar exótico o con temperaturas extremas, deberás adecuar la protección de tu equipo fotográfico al clima del lugar. No es lo mismo ir a esquiar a los Alpes suizos en invierno, que visitar los desiertos de Marruecos durante el verano. Los cambios bruscos de temperatura, así como el frío, pueden afectar gravemente a la cámara y a los objetivos. Estos cambios pueden ocasionar la temida condensación, por lo que te aconsejamos proteger tu equipo fotográfico el mayor tiempo posible dentro de su funda o mochila.

Anota el número de serie y otros datos de la cámara

Por desgracia, aunque tomemos las máximas precauciones durante el viaje, un simple descuido puede servir para que nos roben nuestro equipo fotográfico. En estos casos, lo primero que debemos hacer es acudir a la policía. Para identificar nuestro equipo deberemos proporcionar algún tipo información, y llevar siempre anotado el número de serie, así como otros datos que creamos importantes, e incluso fotografías en nuestro teléfono móvil, puede ayudar a encontrarlo.

En ocasiones no es necesario que nos roben. Simplemente puede que nosotros mismos perdamos o nos dejemos olvidado el equipo en algún lugar. Si eso ocurre y alguien lo encuentra, una buena idea puede ser anotar en alguna parte de la cámara y los objetivos nuestro número de teléfono o dirección.

Protege la cámara de la sal, el polvo y la arena

En determinados momentos, por ejemplo en la playa, deberás proteger tu equipo fotográfico no solo de las salpicaduras de agua, también de la arena, el salitre y el polvo. Si el agua es mala para la cámara, el agua salada es aún peor. El salitre, junto con la humedad que ayuda a que se adhiera, puede dañar gravemente el equipo. Para ello te recomiendo tener siempre alejada la cámara del mar y lavarte muy bien las manos después de bañarte. En estos lugares, el viento es un mal compañero de viaje, ya que ayuda a que la sal y la arena se adhieran a la cámara. Por esto es importante proteger el equipo fotográfico con la funda adecuada, tenerlo alejado del suelo y tomar precauciones a la hora de cambiar los objetivos.

Contrata un buen seguro de viaje

Hay destinos en los que prácticamente es obligatorio viajar con un buen seguro de viajes, ya que cualquier emergencia puede salirnos muy cara. Pero además de las emergencias médicas que puedan surgir durante nuestras vacaciones, compañías de seguros como Iati (5% descuento aquí), especialista en viajes, cuenta entre sus coberturas con la protección de equipos electrónicos y cámaras de fotos. De esta manera, además de proteger nuestro equipo fotográfico de daños accidentales y robos, nos permitirá viajar con mayor tranquilidad.


Hasta aquí llega este breve artículo con varios consejos para proteger tu equipo fotográfico durante un viaje. No olvides suscribirte al blog. Si tienes cualquier duda o sugerencia, escríbenos un comentario en el post o envíanos un mensaje privado.

No Comments Found

Deja tu comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies